La pesca de la Carpa (Los embalses)

La pesca en el embalse

Sea cual sea la superficie escogida (una pequeña laguna o un embalse), nuestra principal preocupación reside, como siempre, en la localización de un buen puesto de pesca. Para llevar a cabo esta operación, es esencial observar detenidamente todo lo que nos rodea para poder determinar con exactitud dónde se desarrolla la actividad de las carpas. Con un poco de suerte, los peces se manifestarán en la superficie mediante chapuzones sonoros cuando estos realizan saltos o de un modo más discreto, cuando nos muestren su cabeza y su aleta dorsal.

Gracias a estos movimiento, obtendremos la información necesaria sobre el comportamiento y el recorrido de las carpas. Es importante señalar estos emplazamientos (con ayuda de referencias visuales situadas en nuestra posición y el margen opuesto), ya que las carpas volverán a este lugar tarde o temprano. En este sentido, si observamos un trazado de burbujas en la superficie del agua que indique un desplazamiento (no podemos fiarnos de las burbujas estáticas, ya que a menudo provienen de fugas de gas producidas en el fondo), debemos prestar atención a la zona en la que se han producido para asegurarnos de que provienen de carpas que están inspeccionando el fondo en busca de alimento.

De todos modos, las carpas muestran a veces un gran sigilo, entonces debemos recurrir a otros métodos de observación para determinar los lugares susceptibles de captar la atención de las carpas, sobre todo aquellas zonas donde el alimento natural abunda. Los márgenes con una gran cantidad de vegetación acuática, especialmente si son boscosos, el borde de las islas, los troncos sumergidos y los cañizales constituyen una reserva de comida de primer orden. Las carpas encuentran en estos lugares una gran cantidad de limneas, larvas, huevos de batracio y brotes tiernos. Las extensiones de tierra que se adentran y los prados ligeramente inclinados hacia el agua son casi siempre sinónimo de pendientes regulares, llenas de cangrejos y anodontes.

Pero cuanto más fácil es identificar la proximidad de los márgenes y todo lo que sobresale de la superficie, más dificil es identificar el perfil del fondo. De ahí que sea imprescindible sondear metódicamente el lugar para hacernos una idea precisa de la topografía. Con una línea plomada, lanzaremos en varias direcciones y a diferentes distancias. En el momento en el que el plomo toca la superficie del agua, cerraremos el pick up y contaremos los segundos que tarda en llegar al fondo, de esta forma podremos saber las diferentes profundidades que hay en la zona. Asimismo, podemos arrastrar el plomo por el fondo para determinar si es un fondo duro (se desliza con facilidad) o cenagoso (le cuesta deslizarse).

Saludos a tod@s,

JMHAlegre

Esta entrada fue publicada en La Carpa, La pesca de la Carpa (Los embalses), Pesca y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s